BURSITIS DE CODO

Home / LESIONES / BURSITIS DE CODO
tactespa | 27 27UTC January 27UTC 2020 | no comments

La bursitis, es un proceso doloroso que afecta a las bolsas sinoviales de las articulaciones.

Estas bolsas sinoviales, son las que se encargan de lubricar y amortiguar a los huesos, tendones y músculos de las articulaciones. Son pequeños sacos llenos de líquido claro y viscoso (líquido sinovial), que están situados bajo el tendón rodeando la articulación para amortiguar el movimiento. Además de lubricar y amortiguar el roce entre estructuras para evitar su desgaste.

Con frecuencia, estas bolsas suelen recibir el nombre en función de su situación: glútea, rotuliana, subescapular, infraespinosa, subacromial, etc. En el caso del artículo de hoy sería bursa olecraniana, por el olécranon que es el hueso puntiagudo de la parte posterior del codo.

Cuando estas bolsas se inflaman, es cuando se produce la BURSITIS. Las bursitis más frecuentes, suelen producirse en las articulaciones del hombro, cadera y codo. No obstante, aunque con menos frecuencia también pueden producirse en pelvis, rodilla, talón y la base del dedo pulgar del pie.

Nosotros aquí en este artículo, como hemos mencionado antes, vamos a centrarnos en la bursitis de codo o bursitis olecraniana.

La bolsa del codo o bolsa del olécranon tiene una dimensión de entre 6 y 7 centímetros de largo, por 2,5 centímetros de ancho. Al estar situada en la parte posterior del codo, está recubierta por tejido blando, lo que la expone con mucha más facilidad a traumas.

¿CÓMO SE PRODUCE?

La bolsa del codo, se encuentra rodeando el hueso puntiagudo de la parte posterior del codo, conocido como olécranon.

Normalmente, la bursitis en el codo, es un proceso que va desarrollándose durante varios días o incluso meses y atiende básicamente a tres motivos:

  1. Inflamación producida por movimientos repetitivos o presión.
  2. Traumatismo directo sobre la articulación.
  3. Infección.

 

El primer síntoma que se suele asociar, es la hinchazón de la bolsa, siguiendo en la mayoría de los casos por dolor cuando se realiza flexión o presión sobre el codo.

Hay ocasiones en que la bursitis puede presentar infección, volviéndose la piel roja y aumentando de temperatura.

TRATAMIENTO

A la hora de realizar el tratamiento correcto de esta lesión, se debe de tener clara la posible causa, ya que por ejemplo se debe de descartar una posible artritis reumatoide o gota.

Si se sospecha que la bursitis pueda ser causada por una infección, se debe de aspirar la bursa con una aguja y ser analizado el líquido extraído para determinar que bacterias deben de ser tratadas con el antibiótico correcto.

Para un correcto diagnóstico se debe de realizar alguna prueba de imagen como radiografía, ecografía o en su caso resonancia magnética. Es posible que si se sospecha de una posible infección como hemos mencionado en el párrafo anterior se puede pedir un análisis de laboratorio del líquido extraído.

Básicamente existen dos tipos de tratamiento: Un tratamiento conservador a base de antiinflamatorios, crioterapia, ultrasonido, inmovilización, osteopatía y ejercicios terapéuticos, y un tratamiento quirúrgico mediante punción de la bursa para extraer el líquido.

En muchos casos las bursitis, con descanso, aplicación de hielo y analgésicos suelen mejorar bastante, incluso desaparecen. Si además las acompañamos de un tratamiento conservador a base de ejercicios específicos para fortalecer los músculos de la zona y prevenir posibles recaídas, suelen curarse bien.

Es posible que se pueda necesitar de alguna infiltración de corticoesteroides en la bolsa. Como norma general con una sola infiltración suelen mejorar bastante.

Muy pocas veces es necesaria la extirpación quirúrgica de la bolsa afectada.