EL PIE Y SUS PROBLEMAS

Home / LESIONES / EL PIE Y SUS PROBLEMAS
tactespa | 03 03UTC November 03UTC 2019 | no comments

En este artículo, os queremos explicar de forma breve y sencilla, cuales son los principales problemas que puede presentar el pie y como se pueden solucionar.

26 huesos y 33 articulaciones forman cada pie del ser humano. Además de multitud de ligamentos, músculos y tendones, que hacen del él un órgano adaptado perfectamente para que pueda cumplir las exigencias de apoyo y locomoción que le exigimos, como por ejemplo andar o correr.

Sin entrar profundamente en detalles anatómicos, diremos que el pie presenta una parte superior que se conoce como empeine y una parte inferior que conocemos como planta.

Se puede subdividir en tres partes:

  1. Antepie: formado por los cinco metatarsianos y las falanges
  2. Mediopie: formado por los huesos que constituyen el arco del pie y que nos sirven de amortiguador (huesos cuboides, navicular y tres cuneiformes).
  3. Retropie: formado por el astrágalo y el calcáneo o talón que al conectarse con la tibia y el peroné forman el tobillo.

 

Durante el proceso de marcha, el pie va avanzando hacia su zona anterior. Entrando primero en contacto con el suelo el talón, hasta llegar a la zona de despegue en los dedos. Estando durante todo el proceso, aproximadamente un 60% del tiempo en apoyo.

Dentro de los apoyos anormales que puede presentar el pie, encontramos los siguientes:

  1. Pie cavo: en este tipo de apoyo, el pie solamente apoya el talón y los metas. Ya que presenta un excesivo desarrollo del arco plantar.
  2. Pie plano: aquí el arco plantar interno desaparece y el pie está completamente plano.
  3. Pie valgo: suele estar asociada al pie plano y provoca una desviación lateral del talón que hace que la carga se desplace hacia el mediopie. Suelo provocar bastantes problemas de fascitis plantar.
  4. Pie varo: la planta del pie va orientada hacia adentro, apoyando el borde externo y los dedos anular y meñique. Suele ir asociado con una lateralización de rodillas y piernas.

 

LESIONES MÁS COMUNES DEL PIE

 

FASCITIS PLANTAR

 

Si la fascia plantar está sometida a una excesiva tensión provocada por ejemplo por una excesiva curvatura del arco plantar, esta suele sufrir excesivos microtraumatismos en su inserción en el calcáneo o talón, y se inflama. Dando lugar a lo que conocemos como fascitis plantar. La fascitis plantar, suele presentar dolor al andar o correr en la zona del borde anterior del talón. Suele dolor más por la mañana al levantarse y poner los pies en el suelo.

Podemos corregir los efectos de la fascitis plantar utilizando unas taloneras flexibles o plantillas correctoras del apoyo. Para el caso de deportistas, se deben de evitar los movimientos que provoquen dolor y descansar del entrenamiento habitual hasta que vaya disminuyendo la inflamación.

METATARSALGIA

 

La metatarsalgia, es un dolor en la zona del antepie. Localizado normalmente entre las cabezas de los metatarsos o en las articulaciones entre los metatarsos y las falanges de los dedos.

Es un dolor que normalmente disminuye al descalzarse y aumenta al llevar calzado que comprima el pie.

Normalmente suele presentarse por desarreglos estructurales. Es aconsejable trabajar los músculos propios del pie, realizando masajes de descarga y utilización de plantillas amplias que mejoren algunos desarreglos.

GOLPE AGUDO DE TALÓN

 

Como consecuencia del impacto directo sobre el suelo duro, así como por error técnico en la recepción e impulso de la zancada, suelen inflamarse las capas subcutáneas del talón. Produciendo dolor al apoyar el pie en el suelo o cualquier tipo de presión sobre la zona lesionada.

Aquí es muy importante corregir la biomecácnica del caminar y utilizar taloneras flexibles que ayuden a la amortiguación del impacto. Hay que tener muy en cuenta el reposo cuando el dolor suele ser excesivo. Si no cede con el reposo sería imprescindible un estudio radiográfico que descarte algún tipo de posible espolón.

¿CÓMO TRATAR ESTE TIPO DE LESIONES?

Las lesiones en el pie, como en todo tipo de lesiones, lo aconsejable es que sean tratadas por un profesional especialista. No obstante os queremos dejar pequeños consejos para que podáis hacer frente a este tipo de lesiones desde los primeros síntomas.

Los baños fríos durante las primeras 48-72 horas y posteriormente los baños de contraste, junto con los ejercicios de estiramientos para flexibilizar la planta y los dedos de los pies, son muy importantes.

Hay que tener en cuenta a la hora de hacer los ejercicios de estiramiento, que no solo basta con estirar los músculos del pie, sino que también es muy interesante realizar ejercicios de estiramiento de los músculos de la pierna afectada, debido a la rigidez que puede afectar a estos músculos por la lesión en el pie.

Además también se pueden introducir técnicas de automasaje, así como ejercicios de fortalecimiento y habilidad para los músculos del pie, a medida que vaya cediendo la inflamación.