PERIOSTITIS TIBIAL

Home / LESIONES / PERIOSTITIS TIBIAL
tactespa | 02 02UTC August 02UTC 2019 | no comments

La periostitis tibial, es una lesión muy común sobretodo dentro del mundo del running, y de una manera muy especial afecta a todos aquellos corredores de media y larga distancia, tanto en la modalidad de asfalto como de trail running.

A parte del mundo del running, también puede afectar a aquellas personas que vayan mucho a caminar, senderistas, o pesonas que practiquen deportes que requieran de un impacto sobre la articulación. Deportes como el fútbol, el baloncesto, el tenis, el voleibol, etc, también son deportes donde las personas que los practican pueden sufrir este tipo de lesión.

¿QUÉ ES LA PERIOSTITIS?

La periostitis es una inflamación aguda y crónica de una banda fibrosa que se encuentra alrededor de los huesos (en este caso la tibia) denominada PERIOSTIO.

Pegado a la tibia, se encuentran los músculos: gemelo, soleo, flexores y tibial anterior y posterior. La sobrecarga de estos músculos por las excesivas vibraciones causadas por los impactos del pie sobre el suelo, en la mayoría de los casos, es lo que provoca la periostitis tibial.

Son varios los motivos que pueden provocar este tipo de lesión. Principalmente los cambios bruscos en el terreno por el que se entrena, los esfuerzos excesivos durante un período de tiempo largo sin los correspondientes entrenamientos regenerativos de por medio, y todo esto en muchas ocasiones asociado a problemas por el mal estado del calzado utilizado en los entrenamientos.

Otro tipo de causas que pueden dar lugar a la aparición de esta lesión pueden ser también la falta de estiramiento posterior a los entrenamientos, traumatismos por algún golpe en la zona de la tibia o algún tipo de deficiencias anatómicas.

La manera en que la persona nota esta lesión, suele ser por la aparición de un dolor intenso en la zona de la tibia (entre 2 y 15 centímetros aproximadamente) por encima del maléolo.

Este tipo de dolor, al principio desaparece después de algunos minutos de iniciado el entrenamiento, pero si no se trata, al final cada vez aparecerá con mayor intensidad hasta que impedirá al deportista seguir corriendo, y en muchos casos incluso le causará molestias al caminar.

¿CÓMO TRATAR LA PERIOSTITIS TIBIAL?

Como en toda lesión, antes de iniciar un tratamiento, lo ideal es disponer de un correcto diagnóstico por parte del especialista médico pertinente.

Una vez tengamos claro el diagnóstico y la confirmación de la lesión, lo primero que deberá de hacer el deportista es parar o rebajar sus entrenamientos dependiendo del grado en que se encuentre la lesión. En la mayoría de los casos se pueden cambiar entrenamientos de carrera por natación, cicloestática, elíptica, etc… Entrenamientos que reduzcan al máximo el impacto en el suelo y que no molestarán a la zona lesionada.

Es muy importante la aplicación de crioterapia (frío) 3-4 veces al día durante unos 10 minutos aproximadamente durante los primeros 4-6 días.

Posteriormente, este tipo de lesión, tratada con terapia manual, estiramientos y vendaje funcional, junto a una correcta reestructuración del entrenamiento, se suele recuperar bastante bien.

También resultará muy interesante, intentar averiguar cual ha sido el problema desencadenante de la lesión, ya que entonces se podrán tomar medidas para que no se vuelva a repetir.

Según la clase de problema, estas medidas podrán ser ortopédicas en caso de mala pisada o problemas en el calzado, cambios en el plan de entrenamiento si el problema viene por un excesivo sobreesfuerzo, cambio del tipo de terreno por el que se entrena, etc.

No estará de más tampoco reforzar en el gimnasio los músculos implicados en esta lesión.

Lo más importante es que el deportista en cuanto tenga sospechas de padecer de esta lesión, se ponga lo más pronto posible a tratarla, evitando así posibles complicaciones y retrasos en su posterior recuperación.