TENDINITS ROTULIANA

Home / LESIONES / TENDINITS ROTULIANA
tactespa | 27 27UTC December 27UTC 2019 | no comments

La tedinitis rotuliana es una lesión que se produce en la articulación de la rodilla, concretamente en el tendón rotuliano.

Este tendón es un cordón fibroso de unos 3 centímetros de ancho por 4 de largo que se inserta por un lado en la rótula y por otro en la tibia, de forma que une ambos huesos.

Junto con el tendón del cuádriceps provoca el movimiento de extensión de la rodilla.

El tendón rotuliano, suele dañarse normalmente en gente que practica deportes con impacto repetido sobre la rodilla, como corredores, saltadores, jugadores de fútbol, de baloncesto y tenistas. Ya que son prácticas deportivas, que producen microtraumatismos repetitivos sobre la rodilla y pueden llegar a dañar el tendón. Presentando microtraumas y microlesiones sobre el tejido tendinoso y su inserción ósea.

Cuando este tendón resulta dañado, la rodilla suele presentar rigidez y dificultad para estirar la pierna. Además de dolor al flexionarla, inflamación en la parte baja de la rodilla e incluso algunas veces también pérdida del equilibrio en la pierna afectada.

¿CÓMO TRATAR ESTA LESIÓN?

El tratamiento de esta lesión siempre va a depender lógicamente del grado en que se encuentre el tendón lesionado. Los casos más graves suelen requerir incluso intervención quirúrgica.

Nosotros aquí en este artículo nos vamos a centrar en los casos leves o moderados.

Lo primero que se debe de hacer, es reducir la actividad física que ha podido provocar la lesión, como por ejemplo correr.

En estas situaciones, y para que el deportista no pierda, o pierda lo menos posible su condición física, se podría sustituir el correr por bicicleta estática o elíptica por ejemplo, donde se evita el impacto en el suelo.

Si el dolor fuese bastante fuerte, lo mejor sería parar cualquier práctica deportiva unos días, hasta que el dolor vaya remitiendo poco a poco.

A parte de bajar la práctica deportiva, es muy importante la CRIOTERAPIA (aplicación de hielo), en la zona de la rótula durante no más de 10-15 minutos durante 5-6 veces al día, los primeros días de la lesión. Y 2-3 veces al día a medida que vaya bajando el dolor y la inflamación.

También sería conveniente la toma de algún antiinflamatorio que ayudara a bajar la inflamación y el dolor, así como la colocación de una banda elástica debajo de la rótula. También muy importante en el tratamiento y recuperación de esta lesión el trabajo de masaje y presoterapia, que ayudará a la descarga de la musculatura del cuádriceps, evitando así tensión sobre la rodilla.

En los casos más leves o donde el dolor haya remitido bastante, hay que empezar con los ejercicios de fortalecimiento excéntrico del cuádriceps y los ejercicios de propiocepción.

Estos últimos van a ayudar al cuerpo a detectar la posición de la articulación y responder ante situaciones inesperadas devolviendo la postura correcta en lugar de perder el equilibrio.

¿CÓMO PREVENIRLA?

Además de trabajar con los ejercicios mencionados anteriormente 2 días por semana, es muy importante la utilización de un buen calzado con una buena amortiguación y realizar ejercicios de estiramientos de la musculatura del cuádriceps, isquiotibiales, glúteos y cintilla iliotibial a poder ser a diario, o por lo menos los días que se entrene.